Cambiando Vidas

¡Alimenta bien tu corazón!

La alimentación es un factor fundamental cuando se padece de alguna enfermedad, en este caso, de insuficiencia cardiaca. Puntualmente es el corazón quien surte a todo el cuerpo de sangre y oxígeno, si él falla, seguramente gran parte de nuestros órganos comenzarán a fallar. La alimentación en este punto es de vital importancia porque depende de nuestro consumo, el que le ayudemos o no al corazón a ser más fuerte y resistente.
Se recomienda disminuir el consumo de grasas, debido a que tapona los conductos sanguíneos, disminuir el consumo de azúcar previniendo una diabetes que afecte a los glóbulos rojos, y teniendo un equilibrio entre frutas, vegetales y fibra; se debe recordar que la suspensión de ciertos alimentos se debe hacer bajo un proceso donde el cuerpo se acople, pues hacerlo de manera inmediata puede ocasionar desequilibrios y trastornos en el organismo.

Conoce también los 10 consejos para tener buena salud

Por lo general se debe comer 5 veces al día, un desayuno balanceado, una fruta, el almuerzo que contenga una harina, una proteína y un carbohidrato, otra fruta, una barra de cereal o un pedazo pequeño de queso y la cena que debe ser en una porción moderada, no muy tarde en la noche y ojalá que dentro del menú halla fibra. Se recomienda también que las porciones sean equivalentes más o menos al tamaño de la palma de la mano de cada persona, pues es la porción perfecta, según estudios realizados de nutrición y bienestar.

Cambiando Vidas te aconseja también, que es importante consultar con un nutricionista y pedir una dieta acorde con tus hábitos, ya que para todos no funciona igual, además de agregar una rutina de ejercicios suaves y moderados. Sé constante, perseverante y juicioso en su cumplimiento, solo así verás resultados positivos y te sentirás con un corazón más sano.