Cambiando Vidas

Consejos para cuidadores de niños con artritis idiopática juvenil sistémica

Las personas responsables del cuidado pueden ayudar a los niños con AIJS a aprender las siguientes técnicas para limitar los efectos de la enfermedad, por ejemplo: Tratamientos para uno mismo incluyen: la educación de la artritis, programas de ejercicio, descanso, relajación, tensión, comiendo comidas bien balanceadas y manteniendo el peso apropiado, tomando el cuidado de las articulaciones y usando los dispositivos o aparatos de asistencia que sirven de apoyo a las articulaciones para relevar la presión.

  • • El ejercicio puede ayudar a aumentar independencia, a mejorar el humor, a disminuir dolor, a aumentar flexibilidad, a mejorar el flujo de la sangre, a mantener el peso apropiado y a promover buena salud en general. El ejercicio en una piscina o alberca con agua tibia es una opción excelente. La terapia física y ocupacional puede ayudar a las articulaciones a restaurar la fuerza y el aumento del movimiento común. Un terapista puede ayudar a diseñar un programa de ejercicio para resolver las necesidades específicas de las personas.
  • • El descanso también es importante. La artritis puede causar la debilidad y cansancio del músculo. Un descanso o una siesta corta que no interfiera con el sueño de la noche puede ayudar. Las técnicas de la relajación pueden ser útiles para controlar el dolor. Alguna gente encuentra la reducción de la tensión y las respuestas físicas del cuerpo son provechosas.
  • • Los dispositivos o aparatos de asistencia se pueden utilizar para reducir la tensión en ciertas articulaciones. Por ejemplo, los bastones y vendas o abrazaderas pueden ayudar a reducir la tensión en las rodillas. Los agarradores de frasco o tarro u otros aparatos pueden ayudar a reducir la tensión en las articulaciones pequeñas de las manos.

¿Cuándo debe usted conseguir ayuda?

Si el niño tiene las articulaciones inflamadas, rígidas o tiesas con dolor, cojea sin razón o tiene una fiebre que persiste más de dos a tres días, el o ella debe ir a ver a un médico. Una vez que hayan diagnosticado a un niño (a) con AIJS, se aconseja las visitas al médico con regularidad para supervisar la enfermedad y el plan del tratamiento. Los niños (as) con AIJS también deben tener un examen de la vista cada tres a seis meses, para ver si hay alguna inflamación.

El equipo del cuidado de salud del niño (a) consiste en un pediatra reumatólogo ( un doctor especializado para el tratamiento de la artritis en niños (as), una terapista físico, una terapista ocupacional, un (a) trabajador (a) social que tengan conocimiento y experiencia trabajando con niños que padecen de la artritis. Ellos pueden coordinar el cuidado de los niños con la escuela, el pediatra, también como otros médicos como un oftalmólogo (doctor de la vista) ortopédico (doctor de los huesos) y reumatólogos de adultos.