Cambiando Vidas

Ejercita tus habilidades físicas y mentales.

RECUERDA LA IMPORTANCIA DE EJERCITAR TUS HABILIDADES FÍSICAS Y MENTALES

Además del tratamiento con medicamentos para el manejo del avance de la esclerosis múltiple, es de gran importancia discutir con tu equipo médico las opciones disponibles para el mantenimiento de tus funciones mediante terapias especializadas.6

La terapia física se enfoca en el mejoramiento de la función motora mediante el ejercicio; se enfatizan la habilidad de caminar, la postura, el equilibrio, la fuerza, el control de la fatiga y del dolor. El objetivo es maximizar tu independencia y tu seguridad; se busca que tus músculos no pierdan su condición, por lo que se incluye el entrenamiento en el uso de ayudas como bastones y caminadores. Además, es de utilidad para el manejo de los problemas de control de vejiga.6,7

La terapia ocupacional te ayuda a mantener tu productividad. El énfasis es el aprendizaje de métodos de conservación de energía, uso de herramientas que faciliten el desarrollo de tus actividades en casa y en el trabajo, y la adecuación de tus espacios para garantizar tu comodidad y maximizar tu independencia.6,7

También es muy importante considerar la rehabilitación cognitiva, con la cual se busca el mantenimiento de funciones como la memoria, la concentración, el pensamiento abstracto, y la motricidad fina. Esta terapia es crucial si sientes que tu memoria, tu habilidad para mantenerte concentrado, o cualquier otra de tus habilidades mentales se han visto afectadas por la EM.6

Que la EM no te impida mantenerte activo

No creas que vivir con EM te privará de una vida activa y de un buen estado físico: la actividad física hecha correctamente puede mejorar tu calidad de vida, llegando a reducir la carga de síntomas de la enfermedad.13

Antes de salir a moverte, ten en cuenta que la EM sí impone algunas limitaciones en tu rendimiento físico. Habla con tu médico tratante sobre las rutinas que mejor se ajusten a tu estado físico y al grado de avance de la EM.13

La rutina que tu médico te puede recomendar puede incluir uno o más de estos tipos:13

  • Aeróbicos (cardio): aumentan tu resistencia y mantienen la salud de tu corazón; incluso si tus extremidades están débiles, puedes hacer ejercicios aeróbicos en el agua.
  • Estiramiento: especialmente útiles si presentas rigidez o espasmos musculares.
  • Multifuerza: si tu médico lo considera seguro, estos ejercicios mantendrán la fuerza de tus huesos y músculos, mejorando tu movilidad.

Recuerda siempre calentar antes de iniciar tus rutinas, no sobreexigirte, y no ejercitarte hasta el punto de fatiga. Toma abundante agua fresca, y prefiere las mañanas o la tarde/noche para ejercitarte, especialmente si eres sensible al calor.13

Vivir con esclerosis múltiple (EM) es un reto que requiere de tu compromiso: el tratamiento farmacológico es solo una parte del cuidado integral de tu bienestar: en tus manos está la decisión de sacar el máximo provecho de tu vida.

Referencias:

National MS Society [Sede web]. New York: National Multiple Sclerosis Society [Acceso 20 de diciembre de 2017]. Rehabilitation. [aproximadamente 4 pantallas]. Disponible en: https://www.nationalmssociety.org/Treating-MS/Rehabilitation

WebMD [Sede web]. Griffin MR. [revisado el 18 de diciembre de 2016; acceso 20 de diciembre de 2017]. 8 Ways to Live Better with MS. [aproximadamente 3 pantallas]. Disponible en: https://www.webmd.com/multiple-sclerosis/features/live-better-with-ms#2

WebMD [sitio web]. WebMD medical reference; Lava N, revisora. [actualizadom el 07 de octubre de 2018; acceso el 12 de diciembre de 2018]. Multiple sclerosis and exercise [2 páginas]. Disponible en: https://www.webmd.com/multiple-sclerosis/multiple-sclerosis-exercise