Cambiando Vidas

¿Ejercicios, sí o no?, ese es el dilema

Diapositiva5Por lo general para la mayoría de enfermedades casi siempre se recomienda hacer ejercicio, esto ayuda a disminuir los factores de riesgo y tener una vida más saludable, pero cuando se trata de EPOC, ¿será igual?

Al ser una enfermedad que afecta directamente a los pulmones y las vías respiratorias, es un dilema saber si sí o no, se debe practicar alguna rutina deportiva que nos produzca bienestar sin llegar a atentar contra nuestra salud.

Por lo general se recomienda, más que un ejercicio establecido como correr, trotar, baila, etc., realizar ejercicios leves de respiración, inhalación, movimientos cortos y suaves, levantamiento de objetos en secuencias pequeñas, siempre previendo que no se genere una fatiga que te impida respirar y te cause una crisis.

El ejercicio siempre será importante en la vida de una persona, es por ello que te recomendamos que consultes con tu médico tratante para que te otorgue una rutina de ejercicios de acuerdo a nivel de dificultad respiratoria que tengas, así mismo, veras resultados positivos, pues el ejercicio te ayudara a tener un mejor control de la respiración, otorgando mayor oxígeno a la sangre y fortaleciendo más tu sistema inmunológico. Cabe aclarar que la actividad física no es la cura de la EPOC, pero si ayuda a retrasar su progreso, dándole vitalidad, fuerza y resistencia a tu cuerpo, mente y espíritu en general.

Empieza por rutinas sencillas y no muy exigentes, a medida que te vayas sintiendo mejor, aumenta la intensidad para que mejores tu resistencia y tolerancia al ejercicio, además de ayudar a que tus pulmones se adecuen y tengan una mejor recepción y distribución del oxígeno.