Cambiando Vidas

La diabetes y el sedentarismo

Pedir comida a domicilio, tener un control remoto para todos nuestros electrodomésticos, aplaudir para encender o apagar las luces, tomar el auto para ir a comprar la comida de las mascotas; son solo algunas de las actividades que la tecnología nos ha permitido hacer de nuestra vida algo más fácil, pero parece que nos arrastra a una vida más sedentaria, donde caemos en ausencia de actividad física, afectando así, nuestra salud y bienestar.

Además, si le sumamos que nuestros hábitos alimenticios se han vuelto menos saludables, esto nos lleva a encontrar una de las principales causas del incremento en los niveles de obesidad en el mundo (según la OMS: “En 2014, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos”) y por consiguiente del padecimiento de diabetes tipo 2, pues todo lo que comemos se convierte en energía para el cuerpo y al consumir demasiados alimentos calóricos, se desencadena la acumulación de azúcar en la sangre, por lo tanto; el páncreas debe aumentar la producción de insulina para regular estos niveles de azúcar, pero llega un momento en que el páncreas se fatiga y no produce suficiente insulina, presentándose la diabetes tipo 2.

Por esta razón, es importante y vital para nuestra salud y para el control de la diabetes, que hagamos ejercicio regularmente; los expertos recomiendan mínimo 30 minutos de actividad física diaria, o al menos 3 veces por semana. Pero si consideras que no tienes el tiempo suficiente, puedes poner en práctica estos consejos: Viaja en bicicleta hasta el trabajo, si necesitas preguntar algo a un compañero, camina hasta su puesto y no uses el chat, toma las escaleras en vez del ascensor, después del almuerzo sal a caminar con tus amigos, evita pasar más de dos horas sentado en el mismo lugar.

Estas actividades te brindarán mayor bienestar, pues si padeces diabetes y eres una persona sedentaria; vas a tener mayor dificultad para controlar los índices de glucemia, se incrementará el riesgo de padecer enfermedad vascular debido a que el ejercicio disminuye los niveles de colesterol en la sangre, asimismo tu metabolismo funcionará más lento, desencadenando la obesidad o diabetes.

Según la Organización Mundial de la Salud; más de 422 millones de personas padecen diabetes en el mundo, y la mejor forma de prevenirla es con una buena alimentación y manteniendo una vida físicamente activa.
Recuerda: #EsTiempoDe ponerse en movimiento.