Cambiando Vidas

La Fibrosis Quística y la alimentación del paciente

La Fibrosis Quística y la alimentación:

La alimentación es parte fundamental del cuidado del paciente con Fibrosis Quística, pues su cuerpo tiene requerimientos y cuidados especiales que se deben mirar con atención en todo momento. Es por esto que Cambiando Vidas comparte contigo estos consejos que te ayudarán a compartir con el médico tratante y juntos llegar a la dieta ideal para el paciente con Fibrosis Quística

Sobre el consumo de sal, enzimas y vitaminas:

Para el paciente con Fibrosis Quística el consumo de enzimas pancreáticas es casi obligatorio, ya que son ellas las que lo ayudarán a absorber mejor las grasas y proteínas de sus alimentos, mientras que ayudan a mejorar el tránsito intestinal. Estas enzimas se deben consumir con cada comida, para garantizar su correcto funcionamiento.

Por otra parte, al paciente se le recetan multivitamínicos especiales para fortalecer el cuerpo, ya que por los problemas que genera la enfermedad en el páncreas de manera natural se le dificulta la extracción de vitaminas y nutrientes. Adicional a esto, el médico deberá recomendar la cantidad de sal que puede comer según la salud de cada paciente.

Más calorías, más proteínas:

El paciente con Fibrosis Quística requiere una dieta rica en calorías y proteínas, pues recordemos que uno de los principales síntomas de la enfermedad es la pérdida de peso. Para lograr esto se deben combinar alimentos ricos en grasas, fibras y proteínas en una misma comida, siempre recordando consumir las enzimas pancreáticas.

Preferir leche entera a las descremadas, combinar pan con mantequilla de maní, combinar quesos con las ensaladas y sopas, agregar uvas pasas a su cereal o granola, agregar una cucharada de mantequilla al arroz cocido, pastas o puré… Son solo algunos de los consejos prácticos para hacer de las comidas del paciente con Fibrosis Quística más ricas en calorías.

Cuidar el apetito:

Si bien la alimentación debe ser rica en proteínas, calorías y fuentes adicionales de vitaminas, el paciente con Fibrosis quística puede presentar bajas en su apetito regular, por lo que se recomienda preferir pequeñas porciones durante el día y ser flexible en los horarios, pero siempre buscando lograr el cometido de las 3 comidas principales y 2 refrigerios al día.

La atención diaria que se le dé a la la fibrosis quística y la alimentación del paciente se reflejará en sus avances con la enfermedad y en el control de los síntomas, por esto la importancia de seguir estos consejos y los que ofrezca el médico especialista para mejorar la salud del paciente con Fibrosis Quística.

 

Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics. (2016). Consideraciones nutricionales para la fibrosis quística. 2016, de Medline Sitio web