Cambiando Vidas

Es más que un “simple” dolor de espalda

El dolor de espalda es una afección muy común y es ahí precisamente donde radica el problema. Quienes nunca lo han sufrido, suelen restarle importancia e ignorar las llamadas de alerta de los que lo padecen.

En Cambiando Vidas te ayudamos a comprender la importancia que se le debe dar al dolor de espalda, para que la próxima vez que veas a alguien con estos síntomas, sepas cómo ayudarlo y no lo juzgues.

Para empezar, debes entender que hay distintos tipos de dolor de espalda. Aquellos que perduran por más de 6 semanas, reciben el nombre de crónicos y son dolores que deben recibir un manejo especial de forma interdisciplinar con terapias que involucran desde medicamentos, hasta cambios en el estilo de vida. Otra diferencia importante entre un dolor de espalda agudo y uno crónico, radica en la zona afectada. Los dolores crónicos suelen esparcirse más allá de la espalda, afectando cuello, piernas e incluso pies.

Es fundamental, que no ignores las repercusiones que un dolor de espalda genera, para quien lo padece la situación puede afectar su estilo de vida impidiéndole realizar actividades cotidianas como subir escaleras, manejar o agacharse. También, afecta su vida laboral al impedirle cumplir con las tareas asignadas además de afectar su vida personal en las relaciones íntimas de pareja.

Las cifras del dolor de espalda crónico son un grito de ayuda. El 60% de quienes sufren de este tipo de dolor, también tienen depresión, se sienten sin esperanza ante un dolor que parece no disminuir y que además aumenta en las noches causando problemas para dormir.

No debes darle la espalda al dolor, si eres tú quien lo presenta, ¡no dejes que la situación empeore! Ante señales de alerta, visita a tu médico. Si por el contrario, conoces a alguien que lo padece, bríndale tu apoyo y demuéstrale que tratas de entenderlo. No le restes importancia a su problema.