Cambiando Vidas

Me Divierto en el Agua, también me Cuido

Este ejercicio es útil en esos momentos en los que no sólo quieres pasar un rato agradable, sino que también quieres cuidar tu salud y ejercitarte de otra manera.
Cuando estés en una piscina, sumérgete hasta los hombros (ya sea de pie o en cuclillas dependiendo de la profundidad) y, siempre que te sientas capaz, debes repetir los siguientes pasos:

– Levanta los brazos hacia ambos lados hasta ponerlos paralelos, formando una horizontal a la altura de los hombros para después, volver a bajarlos hasta la posición inicial.
– Ubica nuevamente tus brazos con altura a tus hombros, realiza los círculos muy pequeños hacia el frente, los círculos deben ser de un tamaño pequeño.
– No saques los hombro del agua.
– Haz lo mismo pero del lado contrario.
-Repite la función extendiendo los brazos de nuevo y regresan dolos con suavidad