Cambiando Vidas

5 cosas que debes saber de la Mielofibrosis

Mielofibrosis 5 cosas importantes.

Seguro el nombre Mielofibrosis no te parezca muy conocido y es normal que esto suceda, pues es una patología que no es común y puede presentarse en 2 personas sobre un millón. Sin embargo nada mejor que saber de tu cuerpo y de su comportamiento para entender las señales que él nos envía.
Entonces empezaremos contándote qué es esta patología y cuáles son sus principales señales, aunque en sus primeras fases puede no presentar ningún síntoma la mielofibrosis 5 cosas importantes para que tengas en cuenta:

1. ¿Qué es la Mielofibrosis?

Se conoce como una condición en la que la médula ósea es reemplazada por tejido cicatrical y este trastorno afecta directamente a la producción de células en la sangre.

2. ¿Cómo afecta la sangre?

La principal función de la médula ósea la generación celular, pero cuando hay Mielofibrosis, la médula se torna fibrosa y pierde su capacidad de producir células nuevas. En este caso los órganos como el bazo y el hígado intentan producir las células sanguíneas sin éxito, generando inflamación.

3. ¿Existen casusas de la Mielofibrosis?

La causa de la Mielofibrosis es una mutación genética del gen JAK, pero se desconocen cuáles son los factores que dan origen a esta mutación.

4. ¿A quién afecta esta enfermedad?

La Mielofibrosis puede aparecer con mayor frecuencia después de los 50 años, sin importar si eres hombre o mujer. Por eso te recomendamos que si tienes esta edad, visites a tu médico y aun cuando no haya señales te realices los exámenes rutinarios para descartar enfermedades hematológicas o de la sangre.

5. ¿Qué síntomas presenta?

En su primera fase puede ser casi imperceptible, o se puede confundir con otra enfermedad de señales similares, razón por la que te recomendamos seguir muy atentamente si evidencias algunos de estos síntomas:

• Dolor de cabeza
• Anemia
• Sensación de llenura antes de terminar de comer (Señal de inflamación del bazo)
• Dolor óseo
• Sangrado fácil o hematomas espontáneos.
• Fatiga (falta de oxígeno en la sangre)
• Defensas bajas y gripes o alergias frecuentes.
• Piel pálida
• Fiebre
• Transpiración nocturna

Recuerda que lo más importante y recomendable para tu salud es que tengas un vínculo de confianza con tu médico y no dudes en contarle si existe algún cambio o señal. Si tienes esta patología o conoces a alguien con Mielofibrosis puede revisar aquí alguna de nuestras recomendaciones para mantenerte activo sin importar si padeces esta enfermedad.
Referencia:

• Patricia Carámbula. (2013). Mielofibrosis. Mayo 15, 2017, de Sanar Sitio web.
• MedlinePLus. (2016). Mielofibrosis. Mayo 12, 2017, de MedlinePLus Sitio web.