Cambiando Vidas

Mitos sobre la EPOC

1. LA EPOC PRODUCE DIFICULTAD PARA RESPIRAR

La dificultad para respirar es el principal síntoma de la enfermedad, ya que es un proceso patológico que tiene como característica obstruir el paso del aire, debido a la inflamación de las membranas del pulmón causadas por agentes contaminantes.

Hay otros síntomas que lo acompañan como la fatiga y la opresión en el pecho. Las personas que padecen EPOC, son más propensas a tener episodios de gripe, tos frecuente y complicaciones respiratorias.

2. LA EPOC SE DESARROLLA EN ADULTOS MAYORES

La EPOC es una enfermedad comúnmente detectada entre los 50 y 60 años, sin embargo se han registrado casos poco comunes de personas con 20 a 30 años con inicios de EPOC.

La EPOC suele tener un diagnóstico tardío, ya que muchas personas esperan a tener síntomas avanzados antes de consultar a su médico, algunos comienzan a presentar la sintomatología a los 40 años y se le diagnostica años después. Si eres fumador o ejerces alguna labor bajo agentes tóxicos que puedan afectar tus pulmones, te recomendamos que visites a tu médico y te realices chequeos periódicos para evitar sorpresas.

3. LA EPOC SE DIAGNOSTICA SÓLO EN FUMADORES

Si bien es cierto que la primera causa de EPOC es el tabaquismo, esto no quiere decir que las personas que fuman sean las únicas que la desarrollan. Hay otros factores como las sustancias tóxicas, los ambientes que tengan mucha contaminación, el fumador pasivo y las profesiones o trabajos que demandan mayor exposición en espacios pocos propicios para la salud pulmonar, como las minas, los hornos de carbón o leña, etc.

Cambiando Vidas le recomienda a todas las personas expuestas a este tipo de ambientes a consultar con su médico sobre las posibilidades de EPOC y así detectar la enfermedad a tiempo.

4. LA EPOC NO SE PUEDE CURAR

Aunque es cierto que la EPOC es una enfermedad sin cura en la actualidad, sí es una enfermedad controlable y tratable hoy en día. Los daños causados a los pulmones por el tabaquismo u otras sustancias contaminante no se pueden remediar, pues luego que se desarrolle, lo único en tomar medidas que ayuden a retrasar los daños en los pulmones y darle manejo a la enfermedad.

Ejemplo, si eres un fumador activo, lo primero que debes hacer es dejar de serlo y buscar asesoría médica para iniciar un tratamiento adecuado. Además de adoptar hábitos saludables como realizar ejercicios, comidas balanceadas y visitar regularmente a tu médico.