Cambiando Vidas

El alcohol y la psoriasis

Ya sea un viernes en la noche con amigos o simplemente una copa para acompañar la cena, el alcohol tiene componentes que pueden hacer todo lo contrario a relajarte; desencadenar brotes de psoriasis, y no sólo agravar la condición de quién la padece, sino de incrementar las posibilidades de desarrollar esta condición.

¿Conoces la cándida? La cándida es la levadura que intensifica los síntomas de la psoriasis, causando inflamación y desórdenes del sistema inmune, desencadenando en más brotes en la piel, pero, ¿qué aumenta la producción de cándida? Si, el alcohol.

Además, al ser un diurético, beberlo puede causar deshidratación y por consiguiente, puede secar tu piel, asimismo dilata los vasos sanguíneos por lo que la sangre fluye hacia la piel y el enrojecimiento puede empeorar. Incluso puede anular el efecto de los medicamentos recetados para el tratamiento de la psoriasis, así que la próxima vez que vayas a consumir alcohol, piénsalo dos veces y consúltalo con tu médico.