Cambiando Vidas

¿Cómo se diagnostica PTI?

Así andan por estos días todos los que están subidos al el tren del hype con el Pokémon Go

 

La Púrpura Trombocitopénica Idiopática (PTI) o trombocitopenia inmune primaria, hace parte de un amplio grupo de trastornos hemorrágicos (enfermedades que se manifiestan con sangrados anormales).

Debido a esto su diagnóstico requiere no sólo sospecha desde la evaluación clínica inicial, sino la realización de varios exámenes que buscarán descartar primero otras enfermedades que se pueden presentar de formas similares.

Si eres alguien en quien se busca PTI o conoces a alguien que se encuentra bajo estudio por sospecha de esta entidad querrás resolver dudas sobre su diagnóstico. Por este motivo queremos explicarte brevemente, según criterios planteados desde el 2011 por la Sociedad Americana de Hematología, las características de cada nodo en la ruta de decisiones para identificar la enfermedad.

1. Entrevista

La primera parte de la historia clínica (mal llamada interrogatorio) es realizada por el médico con el fin de esclarecer la forma en la que se ha presentado el cuadro clínico. Es muy importante porque en esta fase se podrá esclarecer el riesgo de padecer distintos tipos de dolencias. Por ejemplo, para el caso de la PTI en adultos son las mujeres las que tienen mayor probabilidad de sufrirla.

Seguramente el médico indagará por antecedentes de:

– Manchas en la piel y mucosas (petequias, púrpuras, equimosis).
– Sangrados anormales por vía genital, gastrointestinal y/o urinaria.
– Tendencia a hematomas o equimosis con traumas leves.
– Antecedentes familiares de sangrado anormal.
– Medicamentos o suplementos naturales que puedan producir hemorragias (se deberá descartar esto para poder diagnosticar PTI).

2. Examen físico

Es el punto de la consulta en el que el profesional de la salud examina directamente al paciente.

Acá se buscarán:

– Signos de sangrado (petequias, púrpuras y equimosis para el caso de piel y mucosas).
– Crecimiento del bazo y del hígado (aunque es más raro, puede presentarse en algunas personas con PTI).
– Evidencias de lesiones en otros sistemas (dolor articular, movimientos anormales para el caso del sistema nervioso, etc.).

3. Cuadro hemático

Empezando la fase de análisis de laboratorio la primera prueba a realizar es un hemograma o cuadro hemático. Acá se podrá identificar la disminución de la concentración de plaquetas por debajo del margen mínimo (100.000 por mm3 de sangre) y se podrá observar si existen otras alteraciones que puedan explicar el sangrado (anemia, niveles anormales de células inmunitarias).

Si se llega a detectar un nivel de plaquetas inferior a 100.000 por mm3 aún no se puede hacer el diagnóstico. Falta realizar otros análisis con los que se pretenderá descartar otras causas de Trombocitopenia.

4. Frotis de sangre periférica

A veces la Trombocitopenia detectada en el hemograma se debe otras causas; por ejemplo que las plaquetas se peguen unas a otras y la máquina que arroja los datos interprete esto como si en realidad hubiese pocas.

Para rechazar esta posibilidad se realiza un extendido de sangre en una lámina de vidrio que se posará después en un microscopio (frotis de sangre). De esta manera se apreciará la morfología de las células y elementos formes.

Si en esta prueba las plaquetas son anormales, el diagnóstico de PTI está muy cercano.

5. Pruebas de coagulación

Buscará determinar si el problema se puede explicar por afectación de las vías dependientes de factores de coagulación. Las más usadas son:
– PT (Tiempo de Protrombina): mide la integridad de factores de coagulación producidos en el hígado o factores dependientes de vitamina K. Su rango normal es de 12 a 15 segundos. Modificado ampliamente por medicamentos como la Warfarina.
– PTT (Tiempo de Tromboplastina Parcial): mide la integridad de otros factores de coagulación. Modificado ampliamente por medicamentos como la Enoxaparina.

Si al finalizar estos análisis se logra observar que el sangrado anormal es debido a anormalidades plaquetarias, sin otros datos alterados, lo más probable es que se esté tratando de un caso de PTI.

No obstante, es posible que los médicos deseen realizar otros análisis buscando descartar por completo otras enfermedades que puedan producir hemorragias. Dentro de estas tenemos alteraciones del hígado, infecciones virales y bacterianas, algunos cánceres y otras enfermedades autoinmunes.

Si tienes dudas consulta
Recuerda siempre acudir a tu médico si posees dudas sobre esta y otras enfermedades.

Bibliografía
American Society of Hematology. (2011). 2011 Clinical Practice Guideline on the Evaluation and Management of Immune Thrombocytopenia (ITP). 2021 L Street NW, Suite 900 Washington, DC 20036. Recuperado en Junio de 2016 de: file:///C:/Users/aluca/Downloads/2011-ITP-Pocket-Guide.pdf

 

Conoce más sobre Púrpura Trombocitopénica Idiopática o PTI:

¿Qué es PTI?

3 claves para entender la PTI

Causas de la PTI: autoinmune