Cambiando Vidas

COVID-19 es la sigla de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, que es un tipo de coronavirus que fue transmitido a los humanos vía animales intermediarios.2

*El COVID-19 apareció en Wuhan, China, en diciembre de 2019.2,3

Y ¿cómo se manifiesta?

La enfermedad de COVID-19 se caracteriza por el inicio de síntomas respiratorios como:2

Tos

Fiebre

Incomodidad u opresión en el pecho

Estos síntomas, en especial en pacientes vulnerables, pueden progresar rápidamente a falla respiratoria con evidencia de neumonía grave2

Los síntomas podrían aparecer entre

2-14 días

posterior a la exposición al virus.1

Entonces, ¿qué puedo hacer para prevenir el contagio si soy un paciente con asma?

En primer lugar, la ansiedad que produce la situación puede ser un desencadenante de un ataque de asma, así que mantén la calma.

Compartiremos contigo algunas recomendaciones que puedes seguir para prevenir el contagio y cuidar de tu salud:2-6

¡Lava tus manos con frecuencia! Esta es la recomendación más importante que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS). Usa agua y jabón o un desinfectante a base de alcohol.

Mantén la distancia (mínimo 1 metro) con otras personas, especialmente si presentan síntomas de gripa.

Evita los sitios concurridos y las grandes multitudes. En lo posible, quédate en casa.

Sigue tomando tu medicación para el asma de manera normal y exactamente como te la prescribió tu médico tratante. En caso de que puedas hacer cuarentena, asegúrate de tener suficiente medicamento para los días que no vayas a salir.

Limpia y desinfecta las superficies que tocas con frecuencia, como las manijas de las puertas, los teclados de computador, el celular, las mesas y escritorios, los interruptores de luz y las superficies en el baño. Ten cuidado de no usar desinfectantes que puedan causarte un ataque de asma.

Evita tocarte la nariz, los ojos y la boca, especialmente si no te has lavado las manos. El COVID-19 entra al cuerpo a través de las mucosas.

Ten tu inhalador siempre contigo en caso de que tengas un ataque de asma.

Evita compartir insumos personales como vasos y toallas.

Ten precaución con el uso compartido y la limpieza de lapiceros, celulares, juguetes y utensilios que puedan estar contaminados con saliva, especialmente aquellos que están en contacto con niños.

No te automediques. Si tienes cualquier molestia, primero consulta con tu médico.

Mantén a la mano tu plan de acción para el asma para reconocer y controlar los síntomas en caso de un ataque.

Comienza un diario de flujo máximo si tienes un medidor (considera comprar uno si no lo tienes). Así podrás diferenciar entre los síntomas del asma y el COVID-19 y compartir tus resultados con tu equipo médico por teléfono o video.

No debes realizar espirometrías u otras pruebas de función pulmonar durante la epidemia del COVID-19.

Esperamos que con estas recomendaciones puedas tener más claridad con respecto a la forma de actuar frente al COVID-19.

¡Juntos podemos cuidar de nuestra salud y acompañarnos!