Cambiando Vidas

Si no se trata, la DMAE húmeda puede provocar una pérdida importante de la visión de lectura y de conducción. Dado que afecta a la mácula (la parte central de la retina), la mayoría de las personas afectadas por DMAE húmeda pierden la parte de la visión central, pero pueden mantener cierta visión periférica (por los lados).

Podrás controlar mejor la enfermedad si asimilas y sigues tu plan de tratamiento y acudes a las revisiones pautadas de manera regular por tu médico, que te proporcionará la mejor opción para mantener la mejor capacidad visual para seguir con tu día a día.  

De forma similar a otras enfermedades crónicas, es importante supervisar estrechamente tu enfermedad. 

La DMAE húmeda se caracteriza por un crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos por debajo de la retina. Estos vasos pueden presentar una exudación de fluido y sangre, lo cual podría provocar daños en la mácula y pérdida de la visión central nítida.

El tratamiento de la DMAE húmeda tiene como objetivo controlar el fluido y mantener la retina lo más seca posible.

Es importante programar una visita con tu médico en caso de experimentar cualquier cambio en la visión.

La mejor forma de controlar la DMAE húmeda consiste en solicitar y mantener tu plan de tratamiento. Contacta siempre con tu médico inmediatamente si experimentas cualquier cambio en la visión.

La DMAE húmeda se trata con frecuencia con inyecciones de medicamentos en el ojo. Deberías analizar con tu médico tu plan de tratamiento para la DMAE húmeda.

Es importante supervisar desde tu hogar los cambios en tu visión entre visitas. Anota cualquier mejora o cambio para analizarlo con tu médico. Trata de responder estas preguntas:

¿Qué cambios se han producido desde la última visita?
¿Qué ha mejorado?
¿Qué ha empeorado?
¿Cómo te sientes desde el punto de vista emocional?

FUENTES

Mucho por ver [Internet]. muchoporver.com. 2020 [Acceso:1 de octubre 2020]. Disponible en: https://www.muchoporver.com/habla-con-tu-medico

Código P3: 88296